Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

Baker Street

Me voy un par de semanas de vacaciones pero sé que la rama no se quedará vacía. Os echaré de menos.


BAKER STREET


Es el anochecer de una relación agotada por la prepotencia. Se ha puesto el sol para mi existencia sin autonomía, a la sombra del más alto ciprés. Incluso al halagar mis logros —sí, también los he tenido— emanaba cierto tufillo a suficiencia. Pero ya no volveré a soportarlo; rebelde, he dado fin a su vida. Figura de junco desmadejada a mis pies, junto a sus abejas de la finca de Sussex. No volveré a ser el compañero eclipsado por el gran detective. Amaneceré como Watson, el Doctor Watson, el asesino de Sherlock Holmes.

La gente que brilla

Imagen
—Cuando era niño, mi madre venía a darme un beso al acostarme, y siempre me hablaba de la gente que brilla, sobre cómo hallarlos. Tengo treinta y siete años y sigo buscando. En las calles, cuando viajo en tren, en los restaurantes de Madrid, o en los congresos médicos. Pero nunca he encontrado uno de ellos.
  El doctor se reclinó hacia mí en su diván para confidencias:


            —No se da usted cuenta, pero tiene un brillo magnífico.

¿Maneras de Perder?

Imagen
Dice la contraportada que la gente que vive en Boston o Seatle no es distinta de la que vive en otros lugares. No puedo estar más de acuerdo, como también lo estoy con que nuestra gente, aunque el mercado editorial es así de caprichoso a ambos lados del Atlántico, puede escribir igual de bien que los que viven en sitios como Boston o Seatle. O mucho mejor. El título es "Maneras de perder" (Editorial Atlantis) y la autora Fefa Martí Maldonado, una bilbaína nacida en Valencia y residente en Valladolid que escribe como los mejores novelistas norteamericanos… sin serlo (americana, se entiende, porque novelista ya lo era).
No es un juego de palabras fácil. Es tan sencillo como abrir sus páginas y dejarse llevar, sumergirse, por una trama compleja de lectura cómoda que, a modo de “road movie” nos permite viajar al corazón de los Estados Unidos para descubrir eso mismo: que a las personas nos mueven los mismos afanes, anhelos y pasiones independientemente del lugar del globo que ocu…

Al Hilo de la Trama

Imagen
Ayer me hicieron entrega del libro que ha publicado el Taller de Escritura Alfa de Bilbao con los relatos escritos por sus alumnos. Estoy particularmente orgulloso del mío, titulado "Pintar la Niebla", al que he dedicado un montón de horas de trabajo.

Aquí podéis ver la portada y la página donde empieza.





Y para que podáis disfrutarlo, el relato completo:


PINTAR LA NIEBLA
Siempre le había obsesionado la niebla. Esa bruma eterna que caía por las mañanas y ahogaba Ciluengos, su amado pueblo. Desde niño se quedaba observándola durante horas, estudiándola para descubrir sus cualidades. Necesitaba plasmarla en una pintura; tenía la convicción de que si lo lograba, la luz retornaría, expulsando las sombras. Así, dedicó toda su vida a un vano intento de captar su esencia. Probó infinidad de texturas y técnicas sin resultado; sus nieblas eran mero artificio. Se le escapaban entre los dedos. Con el transcurso de la vida, su estudio se había transformado en su mausoleo; las horas convert…

Un Traje Nuevo

Imagen
Me ha parecido bien empezar este blog con un relato al que tengo mucho cariño porque apareció en http://netwriters.es/ allá por el seis de abril de este año (gracias Atxía), convirtiéndose así en mi primer relato "publicado".
Un traje nuevo
Siempre me he preguntado qué piensan los soldados al morir. Me parece apropiado, aquí tendido sobre esta monumental montaña de escombros en un planeta perdido, agonizando con las constantes debilitadas y sin contacto con la Unidad. No me llegan sonidos de combate en las proximidades, tan solo ocasionales detonaciones lejanas. Sin embargo, sé que volverán. La Plaga no hace prisioneros, ni deja moribundos atrás. Soy consciente de que me han aparcado, concentrados sus esfuerzos en dar caza a los restos de la Tercera Compañía, sabiéndome más allá de cualquier posibilidad de rescate. Un pitido del infierno me taladra el cerebro. La radio ha vuelto a la vida, aunque sea temporalmente.
—Oficial Rogers. Le escuchamos con mucha interferencia. No cons…