Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

CASANOVA Y EL MAR

Prometí publicar este relato en el blog y siempre cumplo una promesa. Para ti, Lydia.


Casanova y el marEl último mensaje seguía ahí, en el móvil; otro esquinazo en el último momento. Debía tratarse de una ex que intentaba pagarle con su misma moneda, pero eran demasiadas como para tener una sospecha clara. Años de seducción, de echar el anzuelo en la Red y conseguir deliciosas presas, siempre los más atractivos pececitos del banco. Esas páginas de contactos era una mina. A Javier le resultaba tan sencillo que, en ocasiones, se aburría, aunque no por ello cejaba en su empeño. El método era sencillo: crear un perfil con su foto más atractiva, unas palabras ligeramente misteriosas en la biografía y unos gustos amplios para abarcar diversas posibilidades. Un par de chateos, a lo sumo, y ya tenía el teléfono. De ahí al dormitorio era un par de cenas, en el caso de la más resistente. Sin embargo, con Luca había sido diferente desde el principio. Mostró algo de interés, sí, en los primeros co…

LA BIBLIOTECA

Imagen
Estampé mi firma con satisfacción. Había empleado tiempo y recursos para lograrlo, pero al fin era mía la Villa de las Flores, hogar ancestral de la familia Villena. En su interior, verdadero objeto de mi deseo, la magnífica biblioteca, reunida a través de generaciones. El portón de acceso cedió con facilidad a la llave, un detalle de buen agüero. Fascinado, exploré mis nuevos dominios hasta encontrarla. Paredes recubiertas de libros de todos los tamaños y encuadernación: enciclopedias, tratados, antologías… Apenas llevaba unos minutos en la mansión y ya me sentía como en casa. Ansiaba perderme en aquella biblioteca, sumergirme en lecturas únicas en el mundo o en la mera contemplación de aquellos anaqueles cuyo contenido era un tesoro.
Qué estupidez. Tenía a mi disposición una de las mayores colecciones privadas y, sin embargo, me sentía atraído por aquel libro solitario que había quedado relegado tras el abandono precipitado de la familia. Reposaba en un atril, abierto todavía por la p…

FINANCIAL TIMES

Imagen
Su cara se asoma por la puerta entreabierta. —Señor Presidente, sé que es un momento difícil… Es su lugarteniente, su hombre de confianza, aunque en este momento le dan ganas de matarlo. Con la que está cayendo y le viene con balances… Lo despide con la mano enguantada. Mientras su acólito sale de la estancia, sus ojos se posan sobre los titulares del Times sobre su mesa. “La sobreabundancia de oro quiebra el sistema financiero. Cientos de suicidios”. Tras considerarlo unos momentos, Midas se quita el guante y se rasca la cabeza.

LOS NIÑOS QUE YA NO SONRÍEN - FRAN SANTANA

Imagen
Hoy no voy a publicar ningún relato, aunque sí voy a contaros una historia real: la de Fran Santana y su libro "Los niños que ya no sonríen".
Parado de larga duración, ha hecho realidad su sueño de ser escritor y lo ha hecho a través de una novela de intriga trepidante, un thriller ambientado en su mayor parte en Bilbao, Etxebarri, Getxo y otras localidades cercanas.
Tal fue la confianza en su propia obra que se lanzó al ruedo de la autoedición, llegando a vender casi mil ejemplares de mano en mano, hasta el día en que una entrevista en un periódico local (Deia) llamó la atención del que se convirtió en su agente y, a través de él, de las grandes editoriales. Acaba de publicar con Ediciones B y, tras la exitosa presentación en la librería Elkar, está a las puertas de aparecer "en sociedad" en la Feria del Libro de Bilbao este mismo mes.

Del libro poco más puedo decir sin desvelar sus enormes atractivos tanto para el aficionado a la novela negra como al resto de lector…

¿VAMPIRO?

Imagen
Este relato apareció en el número 133 de la revista digitalmiNatura dedicado a los vampiros. La traducción al inglés (la revista es bilingüe) contó con la inestimable ayuda de Jose Luis Macarro y Linda Martinez Cash.

¿Vampiro?
Mientras aguardaba al ascensor, repasó lo que su contacto le había contado: aquel tipo llevaba ocupando el piso noventa años y nadie lo había visto nunca. Se pagaban las rentas y las facturas, pero era como si no existiera. No había número de la Seguridad Social, ni una fotografía. Suficiente para despertar la curiosidad de un periodista novato que soñaba con destacar. ¿Cuál era el secreto del señor Floriant? Tuvo que utilizar la escalera, en el ascensor no existía el ático que buscaba. Descubrió un pasillo con una sola puerta y llamó, sin resultado, con una determinación que no sentía. Ya se daba la vuelta para buscar otra estrategia cuando se abrió la puerta. Ni un ruido. Se quedó embobado, la mirada prendida de aquel rostro perfecto, por no hablar de aquellos oj…

ANTIGÜEDADES

Imagen
Violeta desconecta la conexión neuronal y sus ojos vuelven lentamente a la vida. —Papá, ¿qué significa la palabra "paz"? ¿Qué son los Derechos Humanos? —Otra vez has estado leyendo, ¿verdad? —interviene la madre. —Uno de esos maravillosos "libros" antiguos, mamá. —Búscalo en los diccionarios, Violeta —dice el padre con aburrimiento. —Ya lo he hecho, no están… El padre se encoge de hombros ante la pregunta, así como ante la pantalla de noticias gubernamentales donde le indican que todo va bien.

FIN