Lo que somos

Antes que con sus propios pies, Héctor recorre con la mirada la escalera que le separa de su destino después de trepar seis alturas en círculo. Corre el riesgo de caer agotado en algún descansillo, lejos de sus seres queridos. El calzado, sudoroso tras otro largo día de trabajo, es una losa aferrada a sus tobillos. Damián le dice a diario que deje de jugársela, que cualquier día le va a pasar algo, que no merece la pena, pero no hay sacrificio que no haría por Sofía, que se desvive en un trabajo a media jornada y se las apaña para cuidar de Junior. ¿Cómo podría él acomodarse a un cómodo horario sin horas extras ni pluses de riesgo, mientras ella se deja la vida por todos? Héctor es un hombre de honor, cumplirá su deber para con los suyos.

Una eternidad más tarde, se descalza en el felpudo y se cuela a oscuras, como siempre, para no despertarlos. Un vaso de leche apenas templada en el microondas antes de que suene la campanilla y a la cama sin pijama, que nunca lo encuentra a tientas.

Sofía duerme en paz con el rostro vuelto hacia el lado donde se acuesta Héctor, como si anhelara un beso. Ese sosiego que confirma en Héctor la certeza de que hace lo correcto. En cuanto apoya la cabeza en la almohada, exhausto, inicia un sereno ronquido de abandono sin notar que su esposa lo contempla a través de una rendija inadvertida de sus párpados, como hace todas las noches desde hace meses. Su Héctor, que jamás discute una orden y que apechuga siempre con lo peor. Lo ama demasiado para reprocharle sus ausencias a la salida del cole o que no pueda ayudarla con los deberes de Junior; para echarle en cara que haga sola la compra de la semana; que no haya abrazos en sus brazos para ella; que la pasión se haya diluido en el lento discurrir del agotamiento rutinario. Ojalá pudiera ella mostrar la misma abnegación sin queja, su capacidad de sacrificio silencioso. No le llega a la suela de los zapatos, en comparación, aunque es un pensamiento que se guarda para sí misma.

Junior de mayor quiere llamarse como su padre. Se ha despertado al escuchar el tropezón sigiloso de Héctor al entrar en su cuarto y trastabillar con uno de los cochecitos que, una vez más, no ha tenido tiempo de terminar de recoger. Se hace el dormido y deja que papá se vaya a dormir, aunque lo que le gustaría es contarle lo que ha hecho en el día y, sobre todo, a lo que ha jugado por la tarde después de los deberes. Era una persecución superchula, en la que los malos huían a toda caña, doce coches por lo menos, y al final a todos los atrapaba un solitario coche patrulla, el más rutilante de la colección, ese a cuyo volante se aferra, a diario, Héctor Hernandez Siguenza, su padre, que protagoniza todas las hazañas sobre el asfalto de su moqueta de rayas.

coches de juguete
Fuente: cochesguapos.com




Comentarios

  1. La abnegación no es para que sea más feliz la familia, sino para que no le falten bienes materiales, a cambio de eso, está perdiendo los momentos felices con su mujer y su hijo.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es complicado el equilibrio entre la felicidad y el bienestar. Es difícil ser feliz si no llegas a fin de mes o no puedes dar de comer a tus hijos. Pero estoy de acuerdo contigo, a veces nos ciega el ansia material frente a tesoros como el amor, el cariño, la compañía, la familia...

      Eliminar
  2. Abnegación es una parabra que aprendí con "La tía Tula" y comprendí con el ir y venir de muchos padres. Es cierto que la abnegación nos ennoblece ante la mirada de los niños, pero en exceso, nos convierte en autómatas a los que se echa de menos, tal y como le sucede a Junior.
    Excelente homenaje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He logrado, pues, uno de los objetivos al escribir el relato. Reflexionamos sobre las necesidades reales y las autoimpuestas que, en muchos casos, nos impiden alcanzar la verdadera felicidad, la que los bienes materiales no proporcionan.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Un relato cotidiano en el que, por fin, no hay matrimonios rotos o en vías de separación. Para que luego digan que solo lo trágico da para escribir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tragedias del día a día, la incomunicación, la absorción por el trabajo, no son espectaculares como un asesinato o una ruptura, pero pueden dar mucho juego, porque todos nos podemos ver reflejados en ellas.
      Gracias por tu visita, querido José Antonio.

      Eliminar
  4. Me ha encantado la naturalidad y pasión en que pones cuando describes momentos de tu mente
    Gracias por compartirlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y bienvenida seas a estas ya tus ramas. Ojalá pudiera expresarme, como tú haces, a través de versos y veredas, pero hago lo que puedo desde una prosa humilde. Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario