Pages

domingo, 25 de enero de 2015

Elección


A sus pies los últimos amigos, su madre y los soldados romanos. Sonó un trueno y la tierra entera tembló.

—Padre, perdónalos…

Era el momento esperado, todos pendientes de su persona.

—Perdónalos…

Libre de las ligaduras, soltó los brazos y descendió por su propio pie. Abandonó el escenario de la crucifixión. No estaba dispuesto a perdonar. No otra vez…



***

Éxito abrumador del último musical tras los cambios efectuados en el guión. Nueva banda sonora ya a la venta.


Fotografía: somosvicencianos.org

lunes, 12 de enero de 2015

Dos balas


—No toque a mi novia, señor Presidente —dije con frialdad apoyando su propia Beretta en la sien. Sabía que era como hablar a un trozo de carne. De hecho, así era. Levantó su mirada vacía  y gruñó como un cerdo. No fue difícil apretar el gatillo y desperdigar un poco más de casquería por el Despacho Oval—. No tuviste suficiente con que la becaria te la comiera, que tenías que comértela tú…

Reprimí un sollozo y volví a disparar, esta vez a ella. No quería que volviera de la muerte como había hecho el señor Presidente.

Foto: wikipedia

De visita en el pueblo viejo

A menudo las tumbas abiertas parecen bocas que expelen un hedor insoportable. Otras veces, en cambio, son agujeros modestos que aguard...