Dos balas


—No toque a mi novia, señor Presidente —dije con frialdad apoyando su propia Beretta en la sien. Sabía que era como hablar a un trozo de carne. De hecho, así era. Levantó su mirada vacía  y gruñó como un cerdo. No fue difícil apretar el gatillo y desperdigar un poco más de casquería por el Despacho Oval—. No tuviste suficiente con que la becaria te la comiera, que tenías que comértela tú…

Reprimí un sollozo y volví a disparar, esta vez a ella. No quería que volviera de la muerte como había hecho el señor Presidente.

Foto: wikipedia

Comentarios

  1. De la intriga a la sorpresa final, pasando por una sonrisa maliciosa, y todo eso en tan solo once líneas. ¡Genial!

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No las había contado... je, je. Gracias por la visita. Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte