Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Foto de familia

Imagen
Martina llevaba el nombre de su abuelo y era lo único que había hecho por ella. Nunca logró comprender por qué llevaba el de un ser ausente y al que no se nombraba en casa, sobre todo desde que su padre, un alto cargo del partido en un Ministerio, discutiera con la tía Brígida. Sabía por sus primas que estaba vivo y que residía en el extranjero, pero poco más. Cuántas veces se preguntó, siendo una niña, por qué ella no podía, al igual que sus compañeras del colegio Santa Patricia, recibir dulces en Navidad o escuchar a su abuelo contarle un cuento. El bigotillo de su padre se fruncía ante la mera mención de su progenitor e, incluso, le propinó un sopapo el día de su Primera Comunión… Jamás le perdonó haber tenido que posar ante el altar con media cara enrojecida. Y se lo pagó con una actitud rebelde, sobre todo durante los años de universidad. Época de consignas revolucionarias ante hileras de uniformes grises.
«Parezco una anciana perdida en sus recuerdos», pensó Martina, mientras m…

El libro de las historias fingidas

Hoy quiero compartir mi alegría. La editorial Atlantis, a través del sello Netwriters, va a publicar mi primer libro, titulado "El libro de las historias fingidas". ¿Un libro de relatos? ¿Una novela? Al igual que las Mil y una noches, tiene un poco de ambas. Os invito a descubrirlo por vosotros mismos, queridos lectores.
Prometo manteneros informados acerca de las fechas (próximas, marzo o abril de este mismo año) de publicación y las presentaciones, que serán en Bilbao y en Madrid, en principio.
He creado un espacio propio para los personajes de esta nueva aventura (El libro de las historias fingidas) y ya tenéis a vuestra disposición el book-trailer:





Con todo mi cariño.

Demostración práctica

Imagen
La expectación era máxima cuando por fin el doctor Cooper se dignó a salir al escenario. Su conferencia era la estrella del simposio y el auditorio rebosaba de público.

Se aproximó al estrado con su figura espigada cubriéndolo como una mantis religiosa. Le dio unos golpes al micrófono y saboreó el silencio ansioso que rellenaba todos los huecos de la sala. A continuación, retiró la tela negra que cubría un artefacto de diseño minimalista.

—Estimados colegas, damas y caballeros. Como saben, se ha publicado en las principales revistas científicas, he logrado resolver las ecuaciones finales de la Teoría de Cuerdas, demostrando así la existencia de universos paralelos y la infinitud de probabilidades.

»Tienen en el dosier toda la documentación al respecto, por lo que no me extenderé en explicaciones que, por otro lado, les costaría seguir…

Se extendió por el auditorio un murmullo de risas y miradas airadas por igual antes de continuara.

—Este dispositivo que he desarrollado es la primera aplic…