Demostración práctica




La expectación era máxima cuando por fin el doctor Cooper se dignó a salir al escenario. Su conferencia era la estrella del simposio y el auditorio rebosaba de público.

Se aproximó al estrado con su figura espigada cubriéndolo como una mantis religiosa. Le dio unos golpes al micrófono y saboreó el silencio ansioso que rellenaba todos los huecos de la sala. A continuación, retiró la tela negra que cubría un artefacto de diseño minimalista.

—Estimados colegas, damas y caballeros. Como saben, se ha publicado en las principales revistas científicas, he logrado resolver las ecuaciones finales de la Teoría de Cuerdas, demostrando así la existencia de universos paralelos y la infinitud de probabilidades.

»Tienen en el dosier toda la documentación al respecto, por lo que no me extenderé en explicaciones que, por otro lado, les costaría seguir…

Se extendió por el auditorio un murmullo de risas y miradas airadas por igual antes de continuara.

—Este dispositivo que he desarrollado es la primera aplicación práctica de la misma. Cuando apriete este botón —dijo señalando un pulsador de color rojo—, cambiaremos de inmediato de realidad, pasando a la más cercana de las probabilidades.

Cooper esperó a que amainaran los murmullos de asombro y curiosidad.

Clic.

—Como iba diciendo, nos encontramos ahora en un universo diferente en el que toda la realidad ha sido alterada por mi acción de pulsar el botón, distinto, por ejemplo, de aquellos en los que no lo hubiera hecho, no habría resuelto la ecuación o construido el dispositivo y así hasta el infinito.

Volvió a cubrir el dispositivo y lo recogió para llevárselo junto con su portafolios.

—Como decía, tienen toda la documentación en el dosier. Disfruten de la velada, buenas noches.

Comentarios

  1. Jajaja Hay que tener mala leche o un sentido del humor muy distorsionado. Hablo del doctor Cooper, no de ti. Creo que a partir de ahora, tendré mucho más cuidado a la hora de ir a una conferencia ;-)

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  2. Paisa, ¿es el mismo doctor Cooper en el que estoy pensando?
    Es que, al leerte, lo he visto tal cual.
    :-)
    Me encanta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mismo que viste y calza. Bien visto, paisana. Muacks.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte