MICROCUENTOS DE VERANO

Literatura


Julián remolonea con la cuchara en los cereales.
—Date prisa, hijo, o llegarás tarde. Me dijo el profesor de Literatura que has mejorado mucho. ¿Te quedarás a estudiar en la biblioteca hoy también?
—Sí, mamá.
—Así me gusta. Que las musas…
—… me encuentren trabajando. Sí, mamá, lo sé. —Su madre siempre repite esa misma frase desde que la ha leído no se sabe dónde.
Julián esconde una sonrisa taimada. Su musa, sí. Ha quedado con ella al salir del Instituto. Llevan saliendo más de un año y ya están terminando el primer libro de relatos eróticos.

---------------------------------------------------------------------------------------

La sombra del roble es alargada…



Le debo mucho más que la vida. Después de que me refugiara en el hueco de su corteza durante aquel incendio que dejó su piel ennegrecida, se convirtió en mi hogar, en mi territorio de aventuras e incluso me proporcionó un lugar donde trabajar en mi telaraña. ¿Cómo no amar a ese viejo roble solitario? ¿Cómo no desear que viva otras cien primaveras y que lo haga en compañía?

Veo cómo esa joven encina, que se siente distinta en el robledal, alarga sus brazos después de cada invierno para buscar su cercanía, su saber y su cobijo. Algún día las sombras de sus ramas se fundirán en una sola.

Comentarios

  1. Pequeñas porciones de literatura para soportar mejor los calores veraniegos. Muy bien, Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida :)
      En estas ramas, a la sombra, suele hacer fresquito.
      Besos.

      Eliminar
  2. Me gusta más el primero que el segundo. No sé por qué, quizás porque es el primero y cuando llegas al segundo con el libro de cuentos eróticos terminado ya no te apetece cambiar de tema. Pero lo importante es eso: ME GUSTA... y perdona que lo grite.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es grito sino entusiasmo. Gracias Santiago por tu visita y tu comentario. Debería haberlo puesto solo, ahora es el primero el que hace "sombra" al segundo :)
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario