Surcos


Ya no es el tupido manto níveo de siempre, límpido, preludio de viajes de finales del otoño, camino de una eterna Navidad. Quiero pensar que es culpa de la contaminación, de la puta crisis, del tiempo… Qué sé yo.

Contemplo los surcos que se despliegan ante mí hasta cerrar cualquier retorno. Transparentan la suciedad que no logran cubrir, polvo grisáceo de mi deshonra, vergüenza que acumulo por no haber sabido defender un imperio y por verme abocado a este asqueroso cuchitril donde esnifar estas rayas de mierda.

Comentarios


  1. Jugar con las palabras es divertido. Y si a eso se le une la inteligencia el resultado son textos tan originales e impactantes como este. Enhorabuena por ese oro tan merecido.

    Besos y muchos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que todos los que escribimos, como tú también, jugamos con las palabras. En ocasiones somos más juguetones que otras :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Mar. Te echamos de menos por Netwriters. A ver si pronto sacas un poquito más de tiempo para nosotros.
      Un beso grande.

      Eliminar
  3. Me gusta ese enredo de palabras y de situaciones que hacen que el lector adivine
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Diego. Los microrelatos son una oportunidad excelente para jugar con las historias y, de forma respetuosa, con los buenos lectores. Anímate un día.
      Un abrazote.

      Eliminar
  4. Impactante. Siempre me pregunté qué se les pasará por la cabeza a estos seres detronados. Porque no siempre asumimos nuestras responsabilidades, pero, cuando la caída es tan abismal, ¿no debería quedar un resto de lucidez? ¿O acaso la condena es tan merecida que la ignorancia se convierte en horca?
    Un abrazo y mi enhorabuena, Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está en la altura moral de la persona saber encajar los avatares de la vida, tanto los buenos como los malos. No siempre somos lo suficientemente fuertes y de caídas semejantes, aterrizajes forzosos.
      Un beso grande, querida Esther.

      Eliminar
  5. A veces la gente se ralla porque se pone metas muy altas, pero como canta El columpio asesino: "Ahora sé que mal es lo mejor que lo puedo hacer".
    Buen micro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la gente se ralla y acaba metiéndose rayas :) Perdón, no pude evitar la gracieta. Gracias, querido José Antonio. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte