LA BOCA DEL DIABLO


«Esa rejilla es la mismísima boca del Diablo», pensó Oliver mientras se frotaba el pulgar del pie izquierdo. Al igual que en una docena de ocasiones anteriores.
Daba igual que la recolocara. Cada poco tiempo, al salir de casa pues se encontraba delante de su portal, aparecía levantada lo justo para tropezar con ella. Oliver estaba convencido de que solo ocurría cuando él salía confiado.

Había presentado infinidad de quejas al Servicio Municipal de Alcantarillados. Sin respuesta.
Una noche, harto de la situación y temiendo quedar cojo de por vida, forzó la entrada y se coló por la estrecha abertura con la intención de acabar con el problema.
Nunca nadie volvió a saber de él.

Comentarios

  1. El submundo es todo un mundo que espera para ser descubierto.

    Los Mitos nos dicen que, allá abajo, permanecen los Primigenios, que fueron encerrados con sellos sólidos para apartarlos del camino de los hombres.

    Yo aún espero su regreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso concreto, creo que tenemos a Baoht Z'uqqa-Mogg, el portador de la pestilencia, ahí debajo.
      Yo por mi parte, prefiero no levantar la tapa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una vez vi un documental precisamente sobre la red de alcantarillado. Realmente es todo un mundo, un inframundo, el que hay ahí abajo, a pocos metros de nuestros pies. Qué miedo, Pete, no había vuelto a pensar en ello. Anda, hazme un hueco ahí arriba :-)
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hueco ya lo tenías. No te preocupes, este árbol no tiene necesidad de alcantarillado. Todo está bien al aire libre.
      Besos.

      Eliminar
  3. Desde que leí esta narración no puedo evitar mirar las alcantarillas con recelo. Menos mal que no me he encontrado con ninguna con la tapa levantada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería llevar esa etiqueta que se ve cuando actúan los especialistas en un espectáculo de cualquier tipo: No intente hacer esto en casa.
      Un abrazo Josep.

      Eliminar

Publicar un comentario