LA RAIZ DEL MAL


El mecenas está entusiasmado enfundado en su traje de Armani. Las escalas, la armonía, los últimos compases son excelsos… Todo es nuevo y, a la vez, primigenio, tenebroso.
—Se titula «La raíz del mal» —dice el compositor como si no hiciera falta decirlo—. Me he bañado en el pozo de la más abyecta perversión, la perfección de las tinieblas, para extraer nuevas formas.
El banquero se encoge ante la mirada del compositor. Lo que ha intuido durante la audición en el carísimo estudio de grabación va cobrando forma en las pupilas del músico.

—Pero tú siempre has visto el lado luminoso del arte, eres una gran persona, tú… Espera, ¿Qué vas a hacer con esa batuta?


Comentarios

  1. Estes es un maravilloso micro Pedro, nunca dejas de sorprenderme. Me encanto el sorpresivo final. Un gran beso y abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lin. Seguiré intentando sorprenderte.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  2. Genial, paisano.
    Me encanta el "final feliz"
    (¿A que se queda uno a gusto cuando escribe estas cosas?)
    :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de los grandes gozos de la escritura, sin dudarlo.
      Un besazo, paisana.

      Eliminar
  3. Excelso... ¡qué adjetivo! ¿De qué me sonará a mí? ;-)
    Uno de esos textos que te ponen los pelos de punta, con ese toque de oscuridad que tanto me gusta a mí. Qué bueno de principio a fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema era Villanos y trataba de encontrar algo diferente, pero sin perder el toque de oscuridad. Me alegro de haberme, siquiera, acercado.
      Un besazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte