Pages

domingo, 13 de octubre de 2013

REEMPLAZO

La primera versión de este micro tenía un final diferente. El anciano volvía, encantado, a la llamada de la empresa. Creo que esta va más acorde a los tiempos actuales:

REEMPLAZO

Escupe el mondadientes tras el banco de herramientas del garaje. Le queda la Harley y el consuelo de que su pequeño Nicholas se ha convertido en un ingeniero de telecomunicaciones de la leche. «Cabrones, solo tengo sesenta y seis… tenía aún mucho que ofrecer a la empresa».
Nick, el soldador, fue el primero. Le siguieron Jonás, Mike, el pedorro de Smitty… Todos retirados por máquinas de última generación y nombres extravagantes. Él había aguantado firme en su puesto, pero llegó la “Leviatán 200” y lo despidieron como a los demás.
Suena el teléfono y lo coge con desgana.

—¿Volver al taller? […] ¿Un pirata informático? […] —Un solo vistazo a la Harley es suficiente—: Que le jodan… jefe.

7 comentarios:

  1. ¡¡¡Bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeen!!!
    Me encanta el nuevo final y la elegancia con que lo has resuelto.
    Paisano, cada día eres más grande.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo, me gusta mucho el final nuevo, Pedro.

    Un beso¡¡

    ResponderEliminar
  3. Buen relato, espero que esto les sirva de lección a todos aquellos empresarios que crean que las maquinas nos reemplazarán. Coincido con las compañeras, este final es mucho mejor. ¿O tal vez es porque es lo desearíamos decirles muchas veces a los nuestros?

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Absolutamente me encanta este micro Pedro y el final, se lo merecen! Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por los comentarios. He de decir que el mérito del final es más de los comentarios del minibar de Gigantes de Liliput en Netwriters que mío. Si no hubiera sido por ellos, no lo habría visto.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho y como te comentan, el final se corresponde con lo que nos gustaría decir o haber dicho a más de un jefe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Quién sabe... nunca es demasiado tarde. Gracias por tu visita, Rosa.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Regocijo

Hilaria se abrió paso en silencio entre las que rodeaban el cadáver. Bajo el sol del mediodía, una miríada de insectos volaban ya sobr...