BAILANDO CON TRAPOS


Maricela silba una bachata y trastea inquieta por el cuartucho de limpieza. Ve en las bombillas los ojos de Gabriel, galán de telenovela con el que ha bailado la noche anterior. Sale contoneando las caderas y el paso amarrado a la cintura del carrito. Desaparecen dos mil metros cuadrados de baldosa y dejan paso a la cuadrícula en la que brilla una bola de discoteca. Qué elegancia, qué señorío. Gabriel la convierte en dama de Viena aunque aquello no sea vals, sino merengue tórrido que, sin avergonzarse, prende fuego a las entrañas. Sobre la pista, la pareja a solas. El palo de la fregona es su Gabriel, que difumina rutina sin papeles.

Comentarios

  1. ¡Qué bueno, compañero!
    Me ha encantado. Cuántas cosas se esconden en una existencia mundana.
    Ole!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañera :)
      Las cosas que se esconden no han de ser forzosamente negativas, nuestros secretos pueden dar salsa a la vida.
      Muacks

      Eliminar
  2. Qué maravilloso baile, paisano.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He estado practicando con la escoba pero sigo pisándole el pie. No cejo en mi empeño :)

      Besos

      Eliminar
  3. Este es un hermoso micro, me encantó. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lin, me encanta que te pases por estas ramas.
      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte