YO RENIEGO...


En el laboratorio clandestino, la doctora Hernández levanta el rostro del visor del potente microscopio. Parpadea para ajustar su visión al mundo al que pertenece, abandonando la ilusión de flotar entre moléculas.
—¿Se da cuenta de lo que esto significa, doctor?
Heisenberg asiente. Nadie lo comprende mejor que él, la única persona que ha ganado dos premios Nobel científicos: Física y Medicina. Y ha llegado a odiarlos de tal manera…
Durante más de una década en la cresta de la ola se sintió como un dios. «Asclepio, Hermes, apartaos. Ha llegado Heisenberg. Solo yo he vencido a la enfermedad y a la muerte. Yo decodifiqué el secreto de la vida. Humanos, yo os he convertido en inmortales».
Qué soberbia. Tan solo doscientos años después, superpoblación, la natalidad demonizada y el ocio convertido en vicio depravado. Se vio obligado a iniciar, en secreto, una nueva línea de investigación que no buscaba, sin embargo, un tercer Nobel… no quedaban tan altas miras sobre la faz de la Tierra.


La doctora Hernández no oculta un sollozo poco científico. Han logrado identificar el agente molecular que, una vez liberado y sin posibilidad de redención, dará la bienvenida a la Muerte en nombre de la Humanidad.

Comentarios

  1. Muy buen relato, Pedro Pablo. No sé si `por suerte o desgracia, hay más de un agente suelto por el mundo que fue creado con el propósito de exterminar a los humanos.(VIH, Ébola...) Me temo que aún nos quedan algunas cosas más por ver. No en vano el Club Bilderberg tiene previsto el exterminio de 2000 millones de "estómagos inútiles".

    Un abrazo y felicidades de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray Manuel, el relato tiene tintes trágicos, pero eso que me cuentas del club Bildelberg le deja a uno con el corazón encogido. Hagamos de la narrativa una plataforma de lucha contra la injusticia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tremendo relato, paisano.
    Y lo malo es que no es inverosímil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O, como dijo aquel, inveromisil. Es ley de vida que el ser humano se sienta amenazado para que evolucione, pero hay que buscar el límite y rebelarnos ante las injusticias.
      Besos.

      Eliminar
  3. Este es verdaderamente un relato fascinante e interesante Pete. Besos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente, por el momento es solo una ficción... espero :)
      Besos y un abrazo Lin. Siempre es bueno saber que andas cerca.

      Eliminar
  4. Ah, pues sí, muy bueno. Demoledor, pero bueno.
    Besos, Peter!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita. Este árbol no sería lo mismo sin hadas o libélulas mágicas :)
      Besos!

      Eliminar
  5. Esperemos que el tercer Nobel no llegue y se quede en la buena ficción que has escrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O que llegue el tercer Nobel y, al menos en esa realidad alternativa, puedan volver a ser mortales y gozar de la vida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Así que había más... Muy bueno. Mejor así más larguito, aunque ya en cortito me gustó mucho.
    Besos, Pierre (por variar, que ya sabes que el francés también me gusta).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario