VUELTA A CASA

Abro con mimo las sábanas y me meto 
despacio. Busco su calor, el hueco de sus curvas conocidas que, inocentes, me dan calma en la tormenta. Deseo abandonarme al sueño mientras pienso que todo está en su sitio, que no hay víctimas, que no ha pasado nada malo. Quiero mirar su cara en el desayuno y comentar las noticias. Me prometo no volver a caer aunque sé que no lo cumpliré. Soy yo quien no está en paz; soy yo el que se acaba de frotar el olor a Chanel 5 en una ducha sigilosa.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen. Tú lo contaste con mayor destreza :)
      Besos.

      Eliminar
  2. Pecador irredento e impecablemente descrito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mirada diferente a una historia antigua como la humanidad.
      Un abrazo, Josep.

      Eliminar
  3. El relato es muy bueno pero lo mejor, paisano, esa "ducha sigilosa". Lo que hace un adjetivo bien puesto... Enhorabuena, escritor, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, paisana. Mi eterna lucha con los adjetivos logró una victoria parcial.
      Besos.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo con tu paisana, un adjetivo bien puesto evita lo malsonante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti también, Rosa. Deseaba terminar el micro con una frase contundente, pero que se mantuviera dentro del tono intimista. Fue una decisión complicada. Ahora me siento recompensado.
      Besos.

      Eliminar
  5. Coincido con Vichoff en que esa ducha sigilosa es un gran acierto. En esa frase final, tan visual por otra parte, has condensado todas las emociones del protagonista. Felicidades, Pedro.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cuelgo medalla de regaliz (rojo, por supuesto) porque me siento feliz por el logro. Y no es poco, todavía recuerdo cierta mano sarmentosa... :P
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  6. Me recuerda a cierto caballero intrépido...
    Muasss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario