LA VIDA EN DOS PASTILLAS


Es mi mundo. Tronar de cilindros, tangas y minifaldas, pupilas dilatadas que destellan cristales. Es noche de polígono, de alcohol y sexo apresurado que calienta motores para las carreras ilegales.
Soy Mercurio, dios del asfalto. Vanessa me pone a mil y necesito echarlo todo en la pista. Neón que anuncia adrenalina en la línea de salida. Cae el pañuelo y chirría la goma, deslumbran chispas mis tubos de escape.

Pan comido, primera trazada en cabeza. Odín no podrá pasarme, lo sabe. Me permito el lujo de exhibir un derrape enloquecido. Parpadeo al encarar la recta. Ojos brillantes, última visión de un camión de frente en mi carril mientras me fundo con el amasijo de metal de mi coche tuneado.

Comentarios

  1. No me puedo creer que no haya comentarios en esta entrada tan fabulosa. Si yo había dejado uno... algo debe estar fallando. Es verdad que me sorprendió que no saliera inmediatamente, pero pensé: será que Pedro ha activado la moderación de comentarios.
    Bueno, da igual, te decía que lo has hecho muy bien, que se huele la goma y el alcohol y que me viene a la cabeza al leer este micro Fuel de Metallica (resumiendo) :-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuel de Metallica era la música que deberían haber puesto a las películas de la saga Fast and Furious. Gracias por tu visita, no te sientas sola en las ramas :)
      Un besazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte