SECUESTRO

Lo envié certificado, desde una dirección falsa. Ese ricachón fue tan bastardo como para no pagar el rescate de su hija. Total…, le quedaban nueve dedos y el meñique no es útil para nada.
El dedo, con el mensaje, viajó en una caja con todos los sellos. Solo faltaba cobrar.

Bum, bum. Bum, bum.

 Por todos los demonios…, ¿quién llama a la puerta en esta cabaña perdida en el bosque?
¡Bum, bum. Bum, bum!
—Paquete certificado, oficina de Correos.
¿Será un cartero o un agente del FBI?
—Firme aquí.
Quito el precinto —bum, bum— y abro la caja despacio. El meñique me señala, me acusa. Bum, bum…

Ha regresado a por mí.

Comentarios

  1. Tremendo, paisa. Abrazo y beso de regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, maestra. Un humilde intento de microcuento con reminiscencias de Poe.
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Un fabuloso micro Pete. Besos y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Linn. Me hace feliz saber que te siguen gustando mis historias :)
      Besos.

      Eliminar
  3. Poe estaría contento al ver que ha dejado buenos aprendices tras su marcha. No descartes que algún día llame a tu puerta ;-)

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo espero que lo que me encuentre no sea un paquete postal como este... :)
      Gracias por la visita.
      Besos y abrazos.

      Eliminar

Publicar un comentario