OLOR A SAL

Este es el microcuento finalista en el II CONCURSO DE MICRORRELATOS MANUEL J. PELÁEZ entre más de mil quinientos y que saldrá publicado junto al microcuento ganador, Angel Pontones Moreno y otros cuarenta y nueve más.
----------------------------------------------------------------------------------------
LA LOLA DEL PUERTO

 Enfila la calleja con rumbo errático y desmiente el apodo que su proa turgente le ha ganado en las tabernas del puerto: la Fragata.
La travesía le lleva al cuartucho que comparte con su hijo. Abre la puerta. La jarra de vino cae al suelo y desparrama la sorpresa. Ismael, su marido perdido en el naufragio del "Palmira", contempla al pequeño dormido. Lola cubre su escote con la toquilla manchada de tinto. No siente culpa por lo que cree ver en el silencio de los ojos de Ismael.
El marino se levanta ante los restos de Lola y abre en silencio los brazos, diques que ofrecen refugio. Lola entra a puerto con las lágrimas en las velas. Ha vuelto a casa…


Comentarios

  1. No me extraña nada que haya quedado finalista. Muchas felicidades, Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que ver el resto..., pero gracias, querida Frida. Besos.

      Eliminar
  2. Felicidades, Pedro. Estupendo relato.

    ANGEL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Angel. Todo un aliciente para seguir adelante. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me he asustado al ver tu entrada del blog, porque el título no me sonaba para nada. El texto que nos enviaste no es EXACTAMENTE este. Ni siquiera lleva ese título. Has debido retocarlo y nos has mandado otro con el título "La Lola del puerto". Hay diferencias entre este y el que hemos publicado. De todas formas, enhorabuena.
    José Carlos Martínez Yuste, secretario del jurado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José Carlos por el comentario. Tienes toda la razón y es de justicia que sea publicado tal y como lo envié al concurso y con el título con el que aparecerá en la Antología. Sé bienvenido a estas ramas siempre que quieras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. El mar, como la vida, es dulce y hermoso, pero también puede ser cruel y desalmado. Dichoso aquel que logra arribar a un puerto tan cálido como este.

    Enhorabuena, Pedro, por el texto y por ese premio más que merecido.

    Besos y muchos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merecía como Lola, tener un final feliz. Mil gracias, Mari Carmen. Un beso muy grande.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte