Pages

domingo, 2 de noviembre de 2014

JUNGLA DE ASFALTO


Salgo a la calle sin aliento y busco, ansioso, algo a lo que saltar. Finalmente encuentro una sonrisa que destaca entre rostros cenicientos. Me pongo a la par y siento como tira de mi agorafobia en dirección al trabajo. Consigo llegar hasta la 47. Me lanzo al vacío de esta acera sin nada a lo que aferrarme. Pánico. Los buenos días de una vecina me impulsan dos manzanas hasta la Quinta. El tránsito de la avenida es un río caudaloso de caras largas en crisis bursátil. Recurro una vez más al anuncio de cereales; esa boca perfecta que me lleva en volandas hasta la oficina.

Por la tarde, sin prisas, me dejaré llevar por lianas afables de vuelta a casa.

Foto: Boomsbeat (http://www.boomsbeat.com/articles/1065/20140315/wall-street-new-york-the-heart-of-the-city.htm)

5 comentarios:

  1. Una sensación que nos asalta cada día, aún más acusada cuando observas los rostros de los viajeros en el metro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que siempre hay algún "loco" que todavía sonríe y nos ayuda a llegar al destino.
      Un abrazo, querida Rosa.

      Eliminar
  2. Cuánto cuesta, a veces, enfrentarse a lo cotidiano, a lo obligado para poder cubrir lo necesario para vivir… Por suerte, contamos con faros, lianas o la escritura para ponerle un rostro mucho más amable a la realidad.

    Interesante relato, pero esas lianas finales son geniales.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Y qué decir del título... Fantástico, todo un acierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querida amiga. Lo cierto es que me inspiré en hechos reales :-)
      Un beso.

      Eliminar

Regocijo

Hilaria se abrió paso en silencio entre las que rodeaban el cadáver. Bajo el sol del mediodía, una miríada de insectos volaban ya sobr...