Pages

domingo, 30 de noviembre de 2014

SURGIÓ DEL AGUA


Mamá se opuso desde el principio. «Los monos de agua no son más que un timo de la venta por catálogo», me advirtió. Pero cuando los vio surgir de los polvos disueltos en la vieja pecera de Nemo, ya no estuvo tan segura. Poco a poco, todos fueron muriendo excepto uno, diminuto y feroz, que devoró los cadáveres de sus congéneres y pegaba su carita horrenda al cristal. Reía… juro que reía.

Hoy, a pesar de que ha tapado las ventas de su casita submarina, lo he vuelto a ver. Si pego la oreja al vidrio, escucho ruidos metálicos y chirridos. Mamá tenía razón. Cuando acabe con él, tiraré de la cadena.



10 comentarios:

  1. ¡Humm! Las madres siempre tienen razón. Ten cuidado, por si sabe nadar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es buena idea llamar antes de entrar :)
      Un abrazo, querida Rosa.

      Eliminar
  2. ¡¡ Uy !! Esto parece sacado de "Los cuentos de Citulhu" de Lovencraft.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las influencias cuentan, por supuesto. Gracias por tu visita, Devil ;)

      Eliminar
  3. A veces el mal se nos muestra bajo un semblante inocente. Esa carita pegada al cristal me ha puesto los pelos de punta.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi tanto como los dibujos del sobre, ¿eh? ;)
      Un beso.

      Eliminar
  4. Qué miedo da, paisa.
    Genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tal caso, está conseguido. Gracias por la visita, paisana :)
      Un beso.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias, compañero. Bienvenido seas a estas tus ramas también.
      Un abrazo.

      Eliminar

Regocijo

Hilaria se abrió paso en silencio entre las que rodeaban el cadáver. Bajo el sol del mediodía, una miríada de insectos volaban ya sobr...