Contrarreloj

Veinte décimas, treinta segundos, minuto y medio. La cadencia de paso, siempre atento a la frecuencia cardiaca en el pulsómetro, un último esfuerzo y el record está al alcance de la mano.
Qué importa lo que ella diga sobre el sobrepeso, las costumbres sedentarias y la crisis de los cuarenta. Si el reloj no corre para mí, estoy hecho un chaval…
Este pálpito, el dolor en el pecho, el sudor frío que estremece y, sobre todo, la ansiedad. Es tal y como lo describió mi mujer, el maldito infarto de miocardio que me va a dejar a medio minuto de mi marca personal.


Comentarios

  1. ¡Fantástico, amigo alado! siempre vamos con el tiempo pulsando los latidos y.., a contrarreloj, creyéndonos invencibles.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Rosa aérea. Deberíamos tomarnos la vida de otro modo y dejar el reloj en casa más a menudo. Nos iría mejor.
      Besos.

      Eliminar
  2. Cuántas veces el cuerpo no atiende nuestras razones y vence. Pero la vida es así… una continua batalla del espíritu contra la materia. Intenso micro, cronometrado hasta la última palabra. Ni le sobra ni le falta nada.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede vivir al límite del tiempo. Gracias por la visita. ¡Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte