Al Hilo de la Trama

Ayer me hicieron entrega del libro que ha publicado el Taller de Escritura Alfa de Bilbao con los relatos escritos por sus alumnos. Estoy particularmente orgulloso del mío, titulado "Pintar la Niebla", al que he dedicado un montón de horas de trabajo.

Aquí podéis ver la portada y la página donde empieza.






Y para que podáis disfrutarlo, el relato completo:


PINTAR LA NIEBLA

Siempre le había obsesionado la niebla. Esa bruma eterna que caía por las mañanas y ahogaba Ciluengos, su amado pueblo. Desde niño se quedaba observándola durante horas, estudiándola para descubrir sus cualidades. Necesitaba plasmarla en una pintura; tenía la convicción de que si lo lograba, la luz retornaría, expulsando las sombras. Así, dedicó toda su vida a un vano intento de captar su esencia. Probó infinidad de texturas y técnicas sin resultado; sus nieblas eran mero artificio. Se le escapaban entre los dedos. Con el transcurso de la vida, su estudio se había transformado en su mausoleo; las horas convertidas en días, perdida la noción de todo. A sus pies languidecían junto al hogar cientos de borradores rasgados en arrebatos de rabia. Su mano se paraba una y otra vez frente al lienzo; trazos suaves, vaporosos. Después y con furia, puñaladas con el pincel, y volvía a lanzar los bocetos a las frías losas del suelo haciendo añicos los marcos de madera. Pero estaba decidido, costara lo que costase liberaría a Ciluengos del espectral asedio al que estaba sometido.
Por fin, una mañana algo le llamó la atención. El pueblo estaba rodeado de la neblina habitual aunque había algo diferente en ella: un matiz negruzco y sinuoso que parecía concentrarse en el bosquecillo sobre el otero que lo dominaba. Decidió salir y enfrentarse a ella de una vez por todas. La bruma flotaba desafiante por la calle desierta y removía sus jirones en dirección a los pastos. Le pareció un buen presagio y se internó en ella sin miedo, pues tiraba de él con un hilo sutil. Siguió el camino ascendente mientras se dejaba seducir por sus encantos; al llegar a la cima, se aproximó a los árboles que la coronaban. Tentáculos de vapor se agitaban entre la madera de los fresnos y unos avellanos ocultaban los aromas del amanecer. Aquellos zarcillos le llamaban y le atraían. En el interior de un espacio angosto, bajo una cúpula de ramas, se agitaba una presencia sin forma definida camuflada en la oscuridad. Fue presa de un escalofrío al escuchar unas palabras monótonas y sin oscilaciones:
—¿Te has perdido? ¿Estás buscando algo acaso?
—Busco la esencia de esta niebla, quiero desentrañar su secreto. He de hacerlo mío para pintarlo. —Se irguió desafiante, mostrando un coraje del que carecía.
—Lo que buscas no se puede acariciar. Te envuelve, danza a tu alrededor, pero se te escapa entre los dedos. Vas en pos del secreto de la existencia. Y yo te pregunto: ¿Hasta dónde serías capaz de llegar para lograrlo? —la voz se había hecho más grave y profunda.
El mundo se empequeñeció tanto que el pecho del pintor no podía expandirse para darle el aire que necesitaba. Una parte de su cerebro le pedía a gritos que huyera, un miedo profundo atenazaba cada fibra de su ser. Sin embargo, se sobrepuso, tal era su afán de conocimiento. Tragando saliva dolorosamente, pronunció su voto.
—Haría lo que fuera.
—Vuelve a tu hogar entonces y trabaja en tu pintura. Lograrás tu objetivo.
La sombra regresó a la niebla y el pintor, a su casa en cuanto el pánico le permitió moverse y alejarse de aquellos ojos grabados a fuego en su memoria. Nada más llegar, se encerró en su estudio sintiendo que la premura le torturaba.
Trabajó con ahínco, poniendo el alma en cada trazo, olvidándose del mundo. Cuando se dio por satisfecho, se derrumbó extenuado sobre aquel sofá que le servía de descanso entre pinceladas y contempló su obra. Todo estaba ahí: la colina envuelta en una niebla pasmosa; las sombras jugando al claroscuro con la bruma; la oscuridad de la fronda destilando humedad y, en su interior, dos ojos diminutos de un rojo inquietante.

Tres días después, en una mañana radiante como no se recordaba en Ciluengos, lo encontraron muerto junto al caballete donde solía trabajar. Toda la oscuridad parecía estar contenida en ese lienzo, un bosque sumergido en una turbadora negrura. La niebla en las calles se había disipado por completo.

Comentarios

  1. Wow another amazing story, and bittersweet, I love the detail that you put into this. I didn't want the story to end:( It seems that you go to some place with yourself where words live. :)

    ResponderEliminar
  2. Thanks so much for your wonderful words, Lin :)

    I hope you visit the place as often as you want. This is also your home.

    ResponderEliminar
  3. Anda... lo he entendido todo (de los comentarios, digo, no del relato)... Y eso que no sé inglés.

    Y del relato solo puedo decir que me gustó y me sigue gustando. Una historia fascinante con un final soberbio.

    Un abrazo, paisano.

    ResponderEliminar
  4. Los de Bilbao nacen donde lo desean y hablan y entienden lo que quieren :)

    Un abrazo, paisana.

    ResponderEliminar
  5. Como a este pintor, quizás porque vivo en el Norte, me gusta la niebla. Creo que ese velo, más que impedir la visión, ayuda a borrar bordes y aristas… Como si las cosas perdieran toda su materialidad convirtiéndose en un espejismo, una ilusión, o, como este caso, una magnífica historia.

    Enhorabuena, Ultralas, por el texto y por el libro.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo alguien como tú puede ver en la niebla tenebrosa algo que puede ayudar a mejorar, o hacer hablar a la Nostalgia ;)

      Gracias por tus comentarios.

      Besos

      Eliminar
  6. Anda...¡y yo que no sabía que tenías este blog!

    Ultralas, te veo próximamente publicando en solitario.

    ¡Enhorabuena!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está recién estrenado como quien dice (y todavía llevo la L de prácticas blogeras). Gracias por tu visita. Escoge una rama y te sientes como en casa :)

      Un beso

      Eliminar
  7. Al buen escritor le quedan bien los textos en un libro y hasta en un trozo de papel de váter, pero ya que se lo han trabajado tan bien, te digo que me encanta el envoltorio. La portada me parece increíble, aunque solo una cuarta parte de lo increíble que me parece el relato. Felicidades y besos a montones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, pero el mérito de la portada (y de casi todo el libro, que solo tengo dos páginas) no es mío, sino de un fantástico taller, el Taller Alfa de Bilbao. Pero vuestros comentarios me animan a continuar aprendiendo y trabajando en esta senda maravillosa, tan llena de buenos amigos y compañeros.

      Besos a montones :)

      Eliminar
  8. Es un buen relato, no me extraña que estes orgulloso de él. La niebla... que nos lanza al ojo del huracan de nuestro yo más remoto. Muy logrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y por el comentario, Cris, bienvenida a las ramas de este árbol que es de todos.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte