Pages

martes, 16 de julio de 2013

Por fin llegó el verano...

Vuelvo a la rama tras unos días de recuperación, eso que llamamos vacaciones. Este relato iba para Gigantes de Liliput (junto con algún otro surgido en una piscina muy, muy lejana) pero la lechuza no llegó a tiempo.


Verano

—Así es, Buscador Harlan. Lo llaman Verano y sus gentes se hacen llamar veraneantes.
—Amplía la información, Rastreador.
—Dedican tres ciclos completos a prepararse para el verano. Lo pasan mal y trabajan duro para ese periodo, normalmente inferior a un solo ciclo.
—Pero parece compensarles…
—Es posible, Buscador. Nada más terminar un ciclo inician la preparación para el siguiente.
—Buen sistema. ¿Lo han perpetuado?
—Por lo que he podido averiguar llevan cientos de ciclos con él. Han desarrollado toda una subcultura. Visten de forma diferente, camisas llamativas, pantalones cortos y sombreros. Además, sacan fotos a todo, aunque lo tengan en casa.
—¿Son felices?
—Al parecer, aunque sus líderes actuales planean hacerlo desaparecer.


FIN

4 comentarios:

  1. Jajajaja, no podrán, no podrán, con nuestro verano y nuestras vacaciones, ¡NO! Qué pena que no llegaras a tiempo para Gigantes, hubiera sido una magnífica aportación. Otro beso, incluso un poco más grande que el anterior.
    p.s. oye, qué lujo esto de que me avise por mail de tus entradas. No me pierdo ni una :-)

    ResponderEliminar
  2. Felicidades! Voy a estar ahi, no personalmente pero espiritualmente . Estoy super contenta porque se que lo mereces. Un abrazo y beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Es una lástima que la lechuza no llegara a tiempo :-( Pero lo que realmente importa es que lo haya traído y estemos, aquí y ahora, leyéndolo y compartiendo este espacio. Qué bueno y qué cierto (jajaja) Estos humanos están locos…

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  4. No llegó a tiempo a Gigantes pero ha llegado a tiempo de hacernos disfrutar.
    Qué buen relato, paisano.
    Un abrazo enorme (y un beso de regalo)

    ResponderEliminar

Regocijo

Hilaria se abrió paso en silencio entre las que rodeaban el cadáver. Bajo el sol del mediodía, una miríada de insectos volaban ya sobr...