RE-VOLUCIÓN


Domiciano saluda con el puño en alto al desvaído poster del Ché y recoge la bandera comunista enarbolada en cientos de asambleas durante la Transición. Es el momento. Las redes sociales han reaccionado ante el dominio de los políticos sobre una sociedad aletargada. Se estima que serán miles los jóvenes que se concentrarán en la capital para protestar. Domiciano se enorgullece de ver, por fin, un viso de rebeldía en su indolente nieto. Juntos salen a la calle.

Dolores abre la puerta al abatido sindicalista.
—¿Qué ha ocurrido, Domi? ¿La nacional dando palos de nuevo?  —pregunta al ver la opacidad en los ojos de su marido.

—Protestan contra la baja calidad de Internet, Lola. Quieren más ancho de banda…

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias, Marusela. Encantado de verte por estas ramas. Un beso.

      Eliminar
  2. Bueno... "protestan, luego cabalgamos", parafraseando al genio.
    Algo es algo :)
    Buen micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el punto de vista, sin perder del todo la esperanza. Tal vez si esta sale bien, nos animemos con cosas más grandes.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario